Español Français Portugues

Piquillacta

El nombre proviene de dos voces quechuas “Piqui” = pulga y “llacta” = pueblo, viene a ser “población con pulgas” o “pueblo pulguiento”, nombre utilizado en los últimos años de la colonia; en época inka su nombre fue “muyuna” que significa dar vueltas en circulo.

Piquillacta no solo es una multiplicidad de complejos arquitectónicos, es paisaje y es historia, es enigma y es realidad, a todo esto se agrega la belleza que tiene la leyenda de la princesa Sumak T’ika.

Esta cuenta que la princesa Sumak T’ika hija del curaca de Piquillacta (joven hermosa que tenia muchos pretendientes) preocupada por no saber a quien escoger como compañero decidió que contraería matrimonio con el príncipe que primero hiciera llegar agua hasta sus palacios. Fueron 2 los príncipes que decidieron participar en la contienda, Auki T’ito fue el ganador (haciendo llegar el agua en 6 meses a los palacios de la princesa) ella cumplió su ofrecimiento, el matrimonio fue pomposo. Atoj Rimachi bajo el peso de su derrota optó por ahorcarse.

Esta antigua ciudad data de los 900 a 1200 d.c. y fue construida por la cultura Wari como una de sus capitales. Posteriormente fue aprovechada por los inkas para proteger la capital del imperio, finalmente fue una ciudad civil. La población central que ocupaba 50 hectáreas estaba guarnecida por murallas de largas paredes construidas de piedra astillada y ensamblada con barro compacto.

Se encuentran tres clases de casa; largas y estrechas con paredes altas; cuadradas de paredes bajas; con capas de estuco de yeso, y en forma triangular.

Entre estos conjuntos de viviendas están las plazas con enormes explanadas y las calles rectas y angostas de dos metros de ancho a lo sumo. Se observa curiosamente la ausencia total de puertas y ventanas. En todo el parque suma 24 grupos arqueológicos, entre ellos se cuenta "Rumicolca" que es una gran portada inka de piedra andesita, en su época era esta la portada de control forzoso.